Acerca de

Nace la Alarma

 

 

En 1867 un joven llamado Edward Calahan., telegrafista de profesión inventó el primer teletipo para el oro y la Bolsa, que permitía enviar de inmediato a los inversores los cambios de divisas de Wall Street. Los correos que hasta entonces llevaban la correspondencia entre los agentes de bolsa empezaron a tener más trabajo, ya que la información que tenían que pasar se producía en muy poco tiempo. 

El señor Elisha Andrews, jefe de Calahan. Fue sorprendido una noche en la que un delincuente robó en su casa, Calahan se decidió a proteger a su jefe para evitar futuros robos.

El plan fue colocar en cincuenta casas alrededor de la vivienda de Andrews una caja de alarma con una campana que conectara a las casas entre sí. Así, cada detector de alarma de las viviendas venía determinado a base de toques de campanadas fijas que permitieran diferenciar en qué lugar se estaba cometiendo el robo. Si se disparaba la alarma de la casa A, las B y C sabían que posiblemente se estuviera produciendo un asalto en la primera. 

Calahan creó una central de llamada de emergencias lista para reaccionar en cuanto se pidiera ayuda. Desde ahí la llamada de emergencia sería atendida por chicos de los recados, que acudían al lugar para prestar la ayuda necesaria en el menor tiempo posible. La ventaja de este sistema era que apenas necesitaban mantenimiento, se alimentaban de la red eléctrica de la estación central de trenes.

En 1871 Calahan fue uno de los creadores de la empresa American District Telegraph (ADT). En 1875 ya contaban con oficinas en Brooklyn, Nueva York, Baltimore, Filadelfia y Chicago.

Las alarmas de Calahan se convirtieron en sistemas indispensables en comisarías de policía y cuerpos de bomberos, pero también las utilizaron los servicios de mensajería. Así es como, hacia finales de 1870, dos tercios de todas las ventas de acciones se realizaban a través de ADT.

Edward A. Calahan
oficina central de llamadas de emergencias